La Pieza del mes

Mayo de 2017

Fotografías del Tesoro de Aliseda (1920)

Julián Perate

Positivo a la gelatina de plata

 

 

Diez pesetas fue el importe que se le pagó a Julián Perate por la realización de cuatro fotografías del tesoro hallado en Aliseda el 29 de febrero de 1920, y así quedó registrado en el libro de cuentas del Museo de Cáceres, en el mes de marzo del mismo año.

Desde un primer momento, la fotografía resultó muy útil en la comunicación de descubrimientos arqueológicos, era la manera de darlos a conocer. Y, tras el hallazgo del espectacular tesoro, el Museo encargó la tarea de fotografiarlo a la Sociedad Artística Fotográfica, que no era más que la unión de dos grandes fotógrafos, Perate y Hurtado.

Julián Perate Barroeta (1869-1931) es considerado el fotógrafo más importante de Cáceres de esa época, el que más ha retratado a la sociedad de finales del siglo XIX y principios del XX. Un hábil retocador y un minucioso técnico de laboratorio, que ofrecía siempre retratos con un acabado perfecto. Simultanea su labor de fotógrafo con la de profesor de dibujo y pintura en distintos centros de enseñanza de Cáceres y en 1900 constituye, junto al fotógrafo Gustavo Hurtado Muro (1878-1960), que al igual que Perate, también era profesor de dibujo, la denominada Sociedad Artística Fotográfica. Sin embargo, por obligaciones diversas, Hurtado Muro tuvo que abandonar la Sociedad años más tarde, encargándose de la misma con exclusividad Perate. Las fotografías de Gustavo Hurtado recogen escenas de la vida cotidiana, siempre con presencia de figuras, con la finalidad, según el propio fotógrafo, de enriquecer así la toma.

El proceso empleado en estas fotografías del tesoro de Aliseda es a la gelatina de plata, también denominado al gelatinobromuro de plata. Este proceso surge sobre 1880 y acabó desplazando al colodión húmedo, teniendo su época de apogeo alrededor de 1890. En este proceso, el papel era revelado en sustancias químicas, a diferencia del papel para impresión cuya imagen aparecía por efecto de la exposición a la luz. Tiene una estructura laminada, compuesta de un soporte, una capa de barita y una capa de emulsión de gelatina.

Hay que señalar el buen estado de conservación de las fotografías, debido, en parte, a la estabilidad del proceso empleado y la gran carga de imagen final que contiene, así como al soporte secundario de cartón sobre el cual se montaron que las protege del deterioro mecánico.

Desde su hallazgo hace ya casi un siglo, el Tesoro de Aliseda, que actualmente se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional, ha sido debidamente documentado y de él se han tomado un sinfín de fotografías, de las cuales, éstas cuatro que mostramos fueron las primeras.


 


 


Logo pie

Museo de Cáceres
Plaza de las Veletas,1
10003,Cáceres
Teléfono:927 01 08 77
museocaceres@gobex.es