Historia del Museo

El carácter del Museo

El Museo de Cáceres es el único de Extremadura que reúne en una sola institución testimonios culturales de la historia de la provincia que abarcan desde la primera presencia humana, en el Paleolítico, hasta el arte de vanguardia y actual. Ello es visible a lo largo de una visita a través de las tres secciones en que se distribuyen las salas: Arqueología, Etnografía y Bellas Artes.

Desde sus inicios, este museo ha tenido la vocación de reflejar en su exposición permanente una visión de conjunto del Patrimonio cultural de la provincia. Se trata de un museo de ámbito provincial y titularidad estatal, que es gestionado por la Junta de Extremadura, y que se ubica en el corazón de la Ciudad monumental cacereña.

Su historia

Aunque la Comisión Provincial de Monumentos de Cáceres ya llevaba años con un funcionamiento intermitente, no será hasta finales del año 1898, cuando a iniciativa del catedrático de Geografía e Historia del Instituto de Segunda Enseñanza, D. Gabriel Llabrés, comience a mostrarse verdadero interés en la creación de un museo en Cáceres, que se bautiza como “Museo Arqueológico Escolar”, por crearse vinculado al Instituto de Segunda Enseñanza, sito entonces en la antigua casa rectoral de los jesuitas, junto a la Iglesia de San Francisco Javier. Este museo inicial estaba formado por una colección de monedas antiguas, algunos instrumentos aportados por los alumnos y por el Ayuntamiento de Cáceres, y una modesta colección artística formada por estampas de la Calcografía Nacional.


El Museo en las instalaciones del Instituto de Cáceres

Estas colecciones van aumentado con los ingresos que realiza la Comisión de Monumentos a partir de 1898 de piezas de carácter artístico y arqueológico procedentes de la provincia, que se exponen en uno de los corredores del Instituto. Sin embargo, este primer intento de creación oficial del museo sólo cuajará tras la estancia en Cáceres, en Julio de 1916, de la Infanta Isabel de Borbón, que visita el Museo instalado en el Instituto de Segunda Enseñanza y recomienda al Ministro de Instrucción Pública la creación oficial del Museo de Cáceres.

Finalmente, por R. O. de 30 de Abril de 1917, se crea la primera Junta del Patronato del Museo, presidida por Publio Hurtado, y en la que figuran personajes como Gustavo Hurtado Muro, profesor de dibujo del Instituto y Académico Correspondiente de Bellas Artes, Antonio C. Floriano Cumbreño, Secretario de la Comisión Provincial de Monumentos y Académico Correspondiente de la Real de la Historia o Juan Sanguino Michel, Académico Correspondiente de la Real de la Historia que pasa a ser el primer Director del Museo.

Poco después, en 1919, ingresa en la colección del Museo el legado testamentario de D. Vicente Paredes Guillén, uno de los conjuntos más importantes de los fondos arqueológicos de la institución, destacando la colección numismática. Un año más tarde se produce el sensacional hallazgo de un excepcional tesoro de época orientalizante en Aliseda, catalogado por Miguel Ángel Orti Belmonte, correspondiente de la Academia de la Historia y catedrático de la Escuela Normal de Maestros de Cáceres, que sucede en la dirección del Museo a Sanguino Michel, fallecido el 11 de febrero de 1921.

D. Miguel Ángel Orti Belmonte

La gestión de Orti Belmonte al frente del Museo supone un continuo incremento de los fondos a través de compras, donaciones realizadas por personalidades de prestigio como Roso de Luna, Plata de Osma, Berjano, Castell, y depósitos, como el que hicieron el Museo de Arte Moderno y el Prado. Así, cuando el ministro de Instrucción Pública visita Cáceres en Octubre de 1929, comprueba que el Museo necesita un espacio propio que no podía seguir compartiendo con el Instituto. Tras la proclamación de la República en Abril de 1931, unas obras de reforma en el Instituto Nacional de Segunda Enseñanza, llevan a buscar un cambio de sede para el Museo, señalando como las mejores posibles el Palacio de los Golfines y la Casa de las Veletas, en la ciudad monumental cacereña.

Finalmente, se opta por alquilar la Casa de las Veletas a sus propietarios, los Duques de Fernán Núñez, inaugurándose el museo en la nueva ubicación el 12 de febrero de 1933. En aquel momento, se exponían las colecciones artísticas junto a las piezas arqueológicas; en la Sala I podía verse lo mejor de la colección de pintura (Covarsí, Campón, Hurtado, Lucenqui, Egusquiza, Esquivel, Carducho) junto a vitrinas que recogían obras de loza y orfebrería y materiales arqueológicos del campamento romano de Cáceres el Viejo; la Sala II mostraba objetos de época romana, un crucifijo de marfil filipino, materiales de Cáparra, vidrios romanos y azulejos mudéjares. En el sótano se encontraban las llamadas “salas folklóricas”, uno de los grandes atractivos de la visita, de donde se pasaba al aljibe. El piso superior albergaba pinturas de Sánchez Varona, Haes, Ruiz de Luna y otros.

Inauguracíón del Museo, 12 de febrero de 1933

El 2 de Octubre de 1951, Orti Belmonte se despide del Museo para marchar a su Córdoba natal, siendo elegido como nuevo Director D. Miguel Muñoz de San Pedro, conde de Canilleros; en esta etapa se crea un puesto de Conservador del Museo, que ocupan sucesivamente el geógrafo Justo Corchón (1952-55), el profesor Pablo Naranjo (Mayo a Noviembre de 1955) y finalmente Carlos Callejo Serrano (1955-1970), que se constituiría en el verdadero alma y artífice del Museo durante tres lustros  fundamentales en la historia del centro.


D. Carlos Callejo Serrano

Entre 1957 y 1958, Callejo completa la instalación de la Sala de Prehistoria en el actual Salón de Actos, pasando después a montar la Sala de Numismática en la planta superior. Adquiere para el Museo algunas piezas fundamentales en su colección como los bronces y arracadas visigodas de oro de Zarza de Granadilla, pero destaca sobre todo el ingreso del Tesoro de Serradilla, que había aparecido casualmente en el verano de 1965, además de un tesorillo de 160 Denarios de Valdesalor y varias estelas decoradas de la Edad del Bronce, como las de Torrejón el Rubio, Robledillo de Trujillo o Ibahernando. No obstante, el hecho más sobresaliente en esta época es el descubrimiento por Carlos Callejo de las pinturas rupestres de la Cueva de Maltravieso, en el otoño de 1956 cuando levantaba un plano de la cueva descubierta accidentalmente cinco años antes. 

En Junio de 1970, el Museo cacereño se integra en el Patronato Nacional de Museos, pasando a ser dirigido, desde 1973, por miembros del Cuerpo de Conservadores de Museos y sufriendo los edificios del Museo una profunda reforma. D. Pedro Rubio Merino (1970-71), D. Miguel Beltrán Lloris (1971-1974), D. José Luis Sánchez Abal (1975-1979), D. Francesc Tarrats i Bou (1979) y D. Antonio Álvarez Rojas (1981-1989) son los sucesivos directores de esta etapa, en la que se incorporan a la colección numerosísimas piezas como los restos arqueológicos de la villa romana de Monroy y de la ciudad de Cáparra, Villasviejas de Tamuja (Botija), Santa Lucía del Trampal, etc.; en 1974 ingresa el lienzo de El Greco, Jesús Salvador, y en 1989 se recibe el depósito que la Diputación Provincial hace de la mejor parte de su colección de arte de vanguardia, procedente del desaparecido Museo de Arte Contemporáneo que la Diputación había instalado en la Casa de los Caballos. La sección etnográfica se enriqueció en este periodo con la incorporación de la colección del comerciante placentino D. Pedro Pérez Enciso, formada por cientos de piezas entre las que destacan las textiles.

 Inauguración de la Casa de las Veletas tras su reforma (1976)

En 1989, tras un convenio firmado por el Ministerio de Cultura y la Junta de Extremadura, la gestión del Museo pasa a depender del gobierno regional, coincidiendo con la entrada de una nueva directora, Dña. Concha García‑Hoz Rosales (1989-1994), a la que sucederá D. Manuel Garrido Santiago (1994-1997), y desde ese año hasta el presente D. Juan M. Valadés Sierra. En 1992 la sección de Bellas Artes se instala en la Casa de los Caballos, diez años después el jardín es reformado para adquirir su fisonomía actual. Siendo gestionado por la Junta de Extremadura, el Museo recibe en depósito todos los materiales arqueológicos procedentes de las intervenciones realizadas en la provincia, además de numerosas compras de obras de arte que efectúa la Consejería de Educación y Cultura, junto a la incorporación de colecciones etnográficas como la de candiles tradicionales de los hermanos González Núñez o la de alfarería popular de D. Miguel Ángel Álvarez Domínguez.



Logo pie

Museo de Cáceres
Plaza de las Veletas,1
10003,Cáceres
Teléfono:927 01 08 77
museocaceres@gobex.es